04/12/2017 | CIENCIAS BIOLÓGICAS Y DE LA SALUD
Parásitos en niños: proponen un enfoque multinivel para abordar infecciones
Un estudio de investigadores del CONICET en la zona de la Triple Frontera determinó que más del 50% de los menores de 15 años vive con parasitosis.
unnamed (2)
Los análisis revelaron que más del 50% de los niños encuestados tenía parásitos intestinales. FOTO: Gentileza investigadores.

Anemia, pérdida de peso y déficit de atención son sólo algunas de las consecuencias de la parasitosis intestinal, una infección subdiagnosticada que, a largo plazo, causa un deterioro general en el estado de salud infantil. Un estudio de investigadores de CONICET realizado en Puerto Iguazú -una ciudad de la provincia de Misiones ubicada en la zona de la Triple Frontera con Brasil y Paraguay-, determinó que más del 50% de los chicos menores de 15 años tiene parásitos, e identificó vínculos entre estos diagnósticos y la falta de acceso a agua segura, el hacinamiento y la falta de higiene.

Además de los exámenes clínicos que fueron realizados a más de 450 niños, el relevamiento incluyó cuestionarios acerca de factores ambientales y sociales, y también se analizaron muestras de heces de perros y del suelo. El estudio representa el mayor relevamiento de este tipo desarrollado en la región, una de las que presenta mayores índices de pobreza y desigualdad de Argentina, y fue publicado recientemente en la revista PLOS Neglected Tropical Diseases.

Los resultados de este trabajo, destacan sus autores, revelan la importancia de considerar simultáneamente múltiples niveles de determinantes para entender la prevalencia y la propagación de los parásitos intestinales en poblaciones vulnerables de Argentina. “Analizar la contaminación ambiental con estructuras parasitarias permitió evidenciar perfiles compartidos entre los niños y su entorno cotidiano. Es una forma indirecta de conocer qué grupos desafían la salud infantil en diferentes regiones”, señala Romina Rivero, investigadora asistente del CONICET en el Instituto Nacional de Medicina Tropical (INMET) del Ministerio de Salud de la Nación.

Los altos índices de infestación detectados pueden ser explicados a través del análisis combinado de cuestiones referidas al niño y a su familia, así como también a las relacionadas a deficiencias estructurales y de servicios básicos en las que residen. Según reveló la encuesta, más del 40% de los participantes del estudio no contaba con acceso a agua segura ni con redes cloacales adecuadas. Además, más del 20% convivía con animales de granja y el 80% tenía perros como mascotas.

“Si bien los casos de parasitosis solían estar más ligados a zonas rurales, estos resultados muestran la alta incidencia de la enfermedad en entornos urbanos. Esto puede atribuirse a que en las últimas décadas, el movimiento de las poblaciones supera la capacidad de organización de las ciudades, no da tiempo a que el proceso sea acompañado por las mejoras de infraestructura básica. Esto genera ambientes cada vez más precarios”, detalla Rivero, quien durante una reciente estancia en la Universidad de Florida se formó en el abordaje de enfermedades desde una perspectiva ambiental, junto al equipo del investigador Song Liang. El enfoque “Una Salud”, bajo el cual fue diseñado el estudio realizado en Iguazú, impulsa una visión que contempla la interrelación entre la salud y el bienestar humano, animal y ambiental.

Los datos obtenidos a través de los diagnósticos de contaminación ambiental y de infección infantil permitieron crear mapas de riesgo en la ciudad de Puerto Iguazú –considerada un área clave por su emplazamiento y dinámica social-, identificando las que requieren acciones a corto, mediano y largo plazo. Esta etapa del trabajo fue realizada mediante el uso de sistemas de información geográfica, en colaboración con el investigador asistente del CONICET en el Instituto de Biología Subtropical (IBS, CONICET – UNaM), Carlos De Angelo.

Realizar relevamientos integrales de este tipo, señalan los investigadores en las conclusiones del estudio, es clave para entender y manejar las parasitosis intestinales. Este enfoque, que incluye el trabajo interdisciplinario de diversos grupos de la región, puede ser replicado para otras enfermedades tropicales desatendidas.

trabajodecampo

El relevamiento incluyó datos sobre las condiciones de vida y del ambiente de más de 450 niños en Puerto Iguazú. FOTO: Gentileza investigadores

Por Cecilia Fernández Castañón – CCT Nordeste

Acerca de investigación

María Romina Rivero. Investigadora asistente. INMeT.

Carlos De Ángelo. Investigador asistente. IBS.

Pablo Nuñez. Investigador asistente. INMeT.

Martín Salas. INMeT.

Carlos E. Motta. Departamento de Patología Animal. Facultad de Agronomía y Veterinaria, Universidad Nacional de Rio Cuarto, Córdoba.

Alicia Chiaretta. Departamento de Patología Animal. Facultad de Agronomía y Veterinaria, Universidad Nacional de Rio Cuarto, Córdoba.

Oscar D. Salomon. Investigador principal. INMeT

Song Liang. Department of Environmental and Global Health. University of Florida, United States of America.

 

 

 

Imágenes
cerrar
Últimas entradas
30/10/2017
Investigadores argentinos lograron reconstruir con métodos digitales la mucosa nasal y simular el ciclo respiratorio en diferentes climas.
13/10/2017
Investigadores del CONICET describieron a Tityus curupi, una variedad hallada en el Paraje Tres Cerros.
06/10/2017
Investigadores del CONICET analizaron cambios en el estado de salud en respuesta a la alimentación de monos caí del Parque Nacional Iguazú.
02/10/2017
Un estudio del IBS detectó que las poblaciones de carayá –la especie más común de Argentina- están reducidas y empobrecidas genéticamente.
31/08/2017
De acuerdo a un estudio del que participaron investigadores del CONICET, es así como estas aves consiguen emitir una inmensa riqueza de sonidos.